Un Universo por Descubrir

Equilibria es una cosmogonía producto de décadas imaginando universos. Un espacio en el que todo tiene cabida: cualquier posibilidad, cualquier punto de vista o cualquier creencia que se mueva entre el mito y el logos. Su cuerpo principal está formado por una saga de no menos de diez libros. Aunque también incluyo libros independientes, historias, relatos, bestiarios, mapas, diccionarios y por último, el largo y extenuante trabajo que hay detrás de todo ello.

En verdad, Equilibria engloba todo lo que en su día fueron mis inquietudes y que probablemente aún lo sigan siendo. Retos, situaciones, maneras de pensar, que opté por darles forma, plasmándolos en diversos mundos hipotéticos. Lo que se conoce comúnmente como fantasear. Una ficción que siempre me ha entretenido, que disfruto, que me completa y que le da sentido a mi existencia y porque no, ciertas explicaciones. Un mundo que a medida que fui creciendo, fui ampliándolo en consistencia, en complejidad y en abstracción. Hasta que un buen día decidí darle cierto orden y escribirlo, intentando mostrar un enfoque que pudiera ser comprendido. En esencia, este enorme universo será siempre dinámico y moldeable, y estará en continua expansión.

Equilibria por lo tanto, es una obra llena de historias y relatos con carácter multidimensional, en el que una vez que se atraviesa uno de sus portales, una infinita sucesión de personajes, lugares, lenguas y sociedades, que discurren entre utopías y distopías, nos acompañarán. Encontraremos cosas muy buenas o muy malas, que irán desde lo maravilloso hasta lo horrendo, pero que siempre será el fiel reflejo de la eterna lucha entre el deseo y el miedo, cuyo exponente final, en este caso, es el de procurar mantener un balance, para que todo siga perdurando y nada se extinga ni se pierda.

En definitiva, Equilibria es mi mundo inventado, mi fantasía. Un universo que empecé de niña para intentar comprender lo que me rodeaba, que nunca ha parado de crecer conmigo y del que se os invita y concede, la total libertad para recorrerlo como mejor os plazca, si es que os place.

Gemma N. Escarp

  • Equilibria

    • Las Praderas
      Mapa

    • Fasínder
      Relato Gratis

    • Cántabo
      Libro
    • Rumor
      Relato Gratis

      • Rumor 2
        Relato Gratis

    • Sirquemón
      Mapa

    • Otros
      Escritos varios
      • Ornuac
        Pergamino

Las paredes enmohecidas estaban invadidas por la hiedra venenosa típica de Sirquemón: la isquéndula. El recorrido que había llevado a Dardo hasta aquel lugar, era de muy difícil acceso, ya que a duras penas, quedaban resquicios entre sus hojas por los que poder pasar. Por eso nadie, en su sano juicio lo visitaba, excepto ella, que conocía la manera adecuada de sortearlas. Decían que aquella planta, era la culpable de decenas de muertes al año y de contaminar también, el agua de la ciudad.

La plaga vegetal apareció junto a la llegada de los malgamash y empezó a apoderarse de las calles lentamente. Unas contaminaban y mataban en silencio, los otros esclavizaban y mataban con brutalidad. Unos hechos fatídicos, de los que los sirquenos, nunca podrían ya liberarse. Parecía que los suyos, los neutrales, se habían olvidado de aquella parte tan alejada del mundo y nunca, aparecieron para rescatarlos. A pesar de lo malo, como humanos que eran, lograron adaptarse y convivir al final, con ambos infortunios. O mejor dicho, solo lo lograron, los más despiadados. Con el paso de los siglos, no quedaba una sola alma buena en aquella urbe condenada. Los que nacían llevaban en sus genes, la malicia integrada.

No obstante, cierto era, que fueron las artimañas de Fauno las que obtuvieron el frágil equilibrio. Debido a que usó, en el momento adecuado e inteligentemente, el intercambio de favores. Unos intercambios que los malignos no necesitaban, pero sobre los que se vieron envueltos, de tan insuperables que fueron sus ardides. Debido a ello, entraron en una espiral. que no dejaría avanzar a los invasores más allá de las fronteras de Sirquemón. El sátiro acabó por frenarlos, acabando con sus ansias de conquista. Por lo que a su modo también salvó, a los pueblos que iban a continuación.

Aunque quizá, la cruda realidad era que, los malignos, acabaron por valorar más la parte productiva de aquellos acuerdos, que continuar: lograban mejores frutos y sacaban más beneficio, que si acababan con la ciudad entera. Todo se redujo a un mayor resultado, con menor esfuerzo. Por eso, podría afirmarse que no fue borrada del mapa, gracias a él. Pero en cambio, sus calles acabaron convirtiéndose en una fuente inagotable de tráfico de personas. Un pago atroz, que les permitiría sobrevivir a la mayoría, un día más.

Nunca se supo con certeza, si el sátiro actuó en beneficio propio —Viendo una oportunidad de enriquecerse a costa del dolor ajeno, o si lo hizo, con el fin de protegerlos. Tras su velada mirada de criatura mágica, era imposible adivinar sus más profundas motivaciones. Al fin y al cabo, el ahora amo del submundo, estuvo presente cuando sucedió la invasión. Se especulaba que por eso, seguía habiendo vida allí. De todos modos, en la actualidad, era el único que quedaba en pie para poder corroborarlo. Por lo tanto, el recuerdo de lo que en verdad pasó, le pertenecía solo a él.

Muchos años habían pasado desde entonces y Fauno cada vez estaba más viejo, más retorcido, enraizándose a mayor profundidad y más ampliamente. Cuanto más abajo, más sucumbía a la podredumbre de la corrupta tierra y más se empobrecía su mente. No era culpa suya, ya que hundirse en la miseria, era la única forma que encontró, para poder sobrellevar el fracaso. El resultado de esa inusual longevidad —Incluso viniendo de uno de su clase—, acabó por transformarse en una especie de respeto venerable hacia él, por parte de los habitantes. Aunque sin poder concretar, si era por devoción, por miedo o por costumbre. Sus dominios eran bastos sí, pero jamás podría alcanzar, la zona prohibida, a la que tenía el acceso denegado. Por lo tanto, ¿qué significaba para la ciudad, aquella criatura? ¿Qué era en realidad? ¿Un salvador o un verdugo? Seguir Leyendo

 

Me llamo Ornuac y soy anacoreta peregrino de la orden Rúm·edar de Urneo, de visita a las ciudades hermanas de Syrq.

 

A las faldas de este monte sagrado, de Bánun Urnamé, describo lo que mis ojos han visto y vivido.

 

No queda nada de la Bella Azul. No hay ni rastro de sus protectores. Y sobre sus templos… ¿Qué decir de ellos?. Únicamente mencionar, que han sido profanados hasta sus bordes.

 

¿Por qué hemos recibido pues, otras nuevas durante años? Esto no es lo que esperaba ver. Esto no es lo que creía saber.

 

¿Por qué este cruel destino? ¿Dónde está Syrq·eemont Gaya?

Seguir Leyendo

 

La noticia que tengo hoy para vosotros es la siguiente:

 

He alcanzado el nº1 en el “ranking más impresionante” sobre el hashtag #literaturafantástica de entre 32 historias en Wattpad.

 

No me lo acabo de creer. Me pinchan ahora mismito y no me sacan sangre.

 

¡Ah! Y un no menos desdeñable 6, de entre 48 historias con #altafantasia

 

😮

 

¡Gracias Wattpad.com!

https://www.wattpad.com/story/313014840-rumor-el-silencio-del-secreto

 

Facebook:  Equilibria.es
Instagram: @equilibria.es
Twitter: @Equilibria.es
Youtube:  Equilibria

 

Os avanzo un poco del texto que en breves voy a publicar.

Como siempre, espero que lo disfrutéis.

 

Facebook:  Equilibria.es
Instagram: @equilibria.es
Twitter: @Equilibria.es
Youtube:  Equilibria

 

 

Ya me podéis encontrar en la web de Wattpad “Dónde las historias viven”.

 

Haced un click en el enlace siguiente:

 

Rumor, el silencio del secreto. – Capítulo 1 – Wattpad

 

¡Y votad! que suba esos puestos chulos para que llegue a más gente.

 

Facebook:  Equilibria.es
Instagram: @equilibria.es
Twitter: @Equilibria.es
Youtube:  Equilibria

 

“Las paredes enmohecidas estaban invadidas por la hiedra venenosa típica de Sirquemón: la isquéndula. El recorrido que había llevado a Dardo hasta aquel emplazamiento, era de muy difícil acceso, ya que a duras penas, quedaban resquicios entre sus hojas por los que poder pasar. Por eso nadie, en su sano juicio, visitaba aquel lugar, excepto ella, que conocía la forma adecuada de sortearlas. Decían que aquella planta, era la culpable de decenas de muertes al año y de contaminar también, el agua de la ciudad.

La plaga vegetal empezó a apoderarse de las calles, con la llegada de los malgamash. Unas contaminaban y mataban en silencio, los otros esclavizaban y mataban con brutalidad. Unos hechos fatídicos de los que los sirquenos, nunca podrían ya liberarse. Parecía que los suyos, los neutrales, se olvidaron por completo de aquella parte tan alejada del mundo y jamás fueron a rescatarlos. Aunque, como buenos humanos que eran, lograron adaptarse y convivir finalmente, con ambos infortunios. O mejor dicho, solo los consiguieron superar los más despiadados. Con el paso de los siglos, no quedaba una sola alma buena en aquella urbe condenada. Los que nacían llevaban en sus genes, la malicia integrada.”

 

Este es el principio de la segunda parte de “Rumor, el Silencio del Secreto“. ¿Os gusta cómo va quedando?. 

Para vuestra información, ya llevo tres páginas escritas y la estructura de lo que irá pasando está por completo construida. Solo falta pulirla. Estoy muy entusiasmada con el argumento y estoy segura que también os pasará lo mismo. Pero ya se sabe el dicho de: “las cosas de palacio van despacio”. Es lo que tiene el escribir, la paciencia.

Facebook:  Equilibria.es
Instagram: @equilibria.es
Twitter: @Equilibria.es
Youtube:  Equilibria